A partir de este viernes 20 de agosto, podremos disfrutar en las salas de cine españolas Annette, película que tras su paso por el prestigioso festival de Cannes se alzó con el premio a Mejor dirección. Dirige este fantástico y dramático musical el cineasta francés Leos Carax (Holy Motors), que debuta en la dirección en habla inglesa, y consigue crear una tragicomedia musical llena de romanticismo, excentricidad, magia y exceso. Gracias a Elástica Films, productora y distribuidora de esta nueva creación, hemos podido ver la cinta protagonizada por Adam Driver y Marion Cotillard. 

Este cóctel musical es mucho más de lo que promete -y las expectativas estaban altas-. Termina por ser una cinta experimental con un toque francés que recuerda a Amelie y una excelente dirección que nos brinda algunas de las mejores interpretaciones de los actores hasta la fecha. 

La película narra la historia de Henry, un comediante con un sentido del humor excepcional, y Ann, una cantante de renombre internacional. Delante de las cámaras, forman una pareja feliz y llena de encanto. El nacimiento de su primera hija, Annette, una niña misteriosa, cambia sus vidas.

EL REPARTO

Junto a Driver y Cotillard encontramos a Simon Helberg, Dominique Dauwe, Kait Tenison, Latoya Rafaela, Rebecca Dyson-Smith, Timur Gabriel, Kevin Van Doorslaer, Devyn McDowell,Ornella Perl,  Christian Skibinski, Marina Bohlen, Nino Porzio, James Reade Venable y Charlotte Brand. 

Sin embargo, dista de ser una obra coral y se centra, muy acertadamente, en las estrellas protagonistas. Debido a la naturaleza musical del proyecto, Cotillard tiene la oportunidad de lucir todas sus facultades como cantante en una interpretación inolvidable, pero que en ocasiones, actúa en detrimento de su personaje. Driver se encuentra en el extremo opuesto, a pesar de sacar el musical con nota alta, su interpretación es el punto fuerte, cargando con el peso de la película y creando mimetización con su personaje: oscuro, terrorífico, repulsivo y carismático. Si aún quedaba alguien por tomarse en serio a Adam después de Historia de un matrimonio, Annette cambiará irremediablemente su opinión. 

Del resto del reparto, cabe destacar la aparición de Simon Helberg, con un doble papel como director de orquesta y amigo de la pareja que descarga la historia principal con un personaje muy bien desarrollado. 

LA PELÍCULA

Esta película no va a gustar a todo el mundo, pero las grandes obras maestras nunca han complacido a todo el público. Estamos ante un proyecto con una cantidad mínima de diálogos que pone su foco en números musicales y que roza continuamente la línea del «demasiado»: demasiado larga, demasiado intensa… pero no la cruza. Una clase magistral de uso del género y los recursos cinematográficos. 

Sin embargo, no es un musical al uso, sus melodías no te harán querer aplaudir o cantar, pues bastante tiene el espectador con aguantar la respiración y mantener la concentración para poder comprender lo que esta extraña cinta tiene que decir. 

El filme también se divide entre cine de autor y blockbuster, resultando en una producción extraña, rara, íntima y preciosa. La punta del iceberg la pone la banda sonora de Sparks, en ocasiones demasiado estridente. 

En definitiva, todo lo que podamos decir no se aproximará a la experiencia que es vivir Annette en la gran pantalla. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *