CRÍTICA|El arte del engaño es la nueva mini serie de tipo thriller que llega a Filmin este 30 de octubre. Su guionista, Lisa McGee (conocida por crear Derry Girls, disponible en Netflix) ha querido rendir un homenaje a las películas Rebecca y Crimen perfecto de Hitchcock. 

A su vez, también se basa en la novela de Dapne du Maurier en la que se basó el propio Hitchcock para crear su Rebeca de nombre homónimo a la novela. Es apreciable la influencia de estos títulos que ha tenido McGee, aunque ha querido rendirle su propio homenaje al director del suspense por antonomasia.  

EL REPARTO

Entre el reparto encontramos a Emmett J Scanlan , conocido por Peaky Blinders; Catherine Walkers, conocida por A Dark Song; Paul Mescal, conocido por su nominación al Emmy por Normal People y la joven Emily Reid, conocida por Belgravia. Quizás estas caras no son muy conocidas en España, pero desde luego que este reparto no decepciona. 

El personaje de Michael, Emmet J Scanlan, está muy bien construido. A medida que avanza la trama vas quitándole capas, como si de una cebolla se tratara, hasta terminar viendo su verdadera faceta.  También tenemos que destacar la insuperable actuación de Emily Reid con la que el espectador empatiza desde el principio. 

LA SERIE

La serie narra la historia de Ophelia, una joven universitaria, que se enamora de su profesor de literatura inglesa, Michael. Mantienen un affair a las espaldas de la mujer de este último, Roisin. Sin embargo, Michael deja de dar señales de vida de un día para otro y Ophelia decide viajar a la Irlanda natal del profesor para encontrarle. En ese momento, se entera de la muerte accidental de Roisin. Aunque decide quedarse con él y poder construir una nueva vida juntos. Lo que Ophelia no se espera es que su sentimiento de culpa, o la propia Roisin desde el más allá, se lo impida

Al ser una miniserie se puede ver del tirón como si fuera una película. Es interesante su estructura casi de rondó, puesto que empieza con la voz en off de Ophelia contando cómo ha llegado a ese punto que, por supuesto, al principio no entendemos a qué se refiere. Casi al final de la película, volvemos a ese punto inicial aunque la historia un poco más en el tiempo. Hay una dicotomía entre su lenguaje visual y narrativa. Mientras a nivel narrativo, la trama, avanza vertiginosamente; a nivel visual, los planos, es lenta. Un aspecto en el que destaca notablemente es en la ambientación, con carácter gótico y lúgubre, que tiene la serie. Aunque, como punto en su contra, se hace notoria la falta de background de los personajes. Sobre todo del personaje principal Ophelia, aunque también de algunos secundarios. Suponemos que se debe a la supeditación de estos a la trama desenfrenada. 

En definitiva, parece una serie que podría formar parte de la parrilla de Antena3 un domingo por la tarde. Sin embargo, la trama tan bien construida tiene algo que te engancha a la pantalla y te hace querer seguir viéndola. 

EL MOMENTO ESTRELLA

El mayor momento estrella de este thriller gótico es hacia al final cuando todas esas piezas sueltas de puzzle hacen click en tu cabeza y todo encaja. Aunque para saberlo tendrás que ver la serie, que estará disponible en Filmin a partir del próximo 30 de octubre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *