CRÍTICA | Decían nuestros antepasados los griegos que la khátarsis que sentían yendo a ver el teatro les ayudaba a «la purificación del alma de las emociones». No se me ocurre un plan mejor, para los tiempo convulsos que vivimos, que ir a ver esta mezcla de musical con comedia de enredos española. 

EL REPARTO

Los actores y actrices de esta película se mimetizan totalmente con el entorno y con sus personajes a los que dan vida de una forma muy veraz. Por ejemplo, Verónica Echegui que hace un perfecto acento jiennense. Esto a su personaje le viene de perlas, porque es quien lleva los golpes cómicos del guion. Por otro lado, Ingrid García Johnson demuestra, otra vez más, su capacidad actoral inmejorable. Esta vez con baile y canto incluidos. Mención especial también a Fernando Guallar y Pedro Casablanc, ambos muy bien escogidos y con una actuación impecable. Sorprende, para bien, Fernando Tejero al que algunos catalogaban de «encasillado», aunque su personaje se pueda parecer a otros como Fermín en La que se avecina, también destacamos su interpretación. 

LA PELÍCULA

La película cuenta la historia de María (Ingrid García Johnson), una mujer que se fuga de su propia boda en Italia para aterrizar en Barajas, Madrid, sin pesetas ni ningún sitio a donde ir. Ahí, en el mismo aeropuerto, conoce a otros dos personajes: a Pablo (Fernando Guallar), un hombre atractivo con el que tiene una conexión instantánea, y a Amparo (Verónica Echegui), una azafata de tierra que se va a convertir en su amiga y salvadora porque le acoge en su casa y le consigue un puesto en su trabajo. Casualidades de la vida se vuelve a encontrar con Pablo, que pierde su maleta, y ella, ahora azafata del aeropuerto, se la lleva al trabajo, RTVE, donde se produce ‘Las noches de Rosa’ el show musical favorito de la España de finales de los 70. Allí, el director Chimo (Fernando Tejero) le ve bailar y le ofrece un puesto de trabajo. Allí empieza su peripecia donde descubre el mundo de la televisión y la censura que se oculta tras él que, casualidad, encarnan Pablo y su padre Celedonio (Pedro Casablanc). Sin embargo, lo que ella no sabe, es que mientras su ex-prometido italiano Massimiliano (Giussepe Maggio) ha viajado hasta España para encontrarla. 

Esta trama tan vertiginosa hace que el espectador se sienta atrapado desde el primer minuto que quiere respuesta a las dudas que le han surgido: ¿Qué pasará con Pablo? ¿Bailará María en la televisión? ¿Encontrará Massimiliano a María? Como todo buen musical, el ritmo de las canciones y las performances espontáneas se complementan con un montaje cuyo ritmo sea rápido y ágil, para que el espectador no pierda interés. Siguiendo con la banda sonora, la trama está muy bien conjuntada con las canciones de la gran Rafaella Carrá

Nacho Álvarez, director y autor original de la idea, junto con su director de foto, Juan Carlos Gómez, han tratado de forma excepcional la fotografía y el color, casi a lo Damien Chazelle en La, la land. El color denota mucho en cine, pero en un musical los colores brillantes y estridentes no podían falta. Mucho menos, en un musical con canciones de la Carrá. Por ejemplo: 

En una de las escenas iniciales, cuando María está de vuelta España, se siente relajada y feliz «como en un sueño» lo que se representa con colores pastel y mucha presencia de blanco en la imagen.
Sin embargo, en este otro frame predomina una temperatura cálida, que se consigue con un lut naranja, que representa que los personajes se siente cómodos en su hogar.

EL MOMENTO ESTRELLA

Algunos de los temas que giran por nuestra esfera pública actual se ven representados en el film como la libertad del cuerpo de la mujer, todo adornado con purpurina, maillots de colores y canciones alegres; lo cual es un acierto. Por lo que consideramos como momento estrella todos ellos.

En definitiva, es una película entrañable que ver con tus padres, con tus abuelos, con tus amigos… con toda la familia porque seguro que lo vais a disfrutar. 

Un comentario en «CRÍTICA: ‘Explota, explota’»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *