A partir del 10 de septiembre, Gunpowder Milkshake (Cóctel explosivo), llega a las salas de cine españolas de la mano de Vértice Cine para repartir acción y lucha por doquier. Hemos podido disfrutar de la cinta de que narra la historia de mujeres asesinas antes de su estreno. 

La película está protagonizada por las archiconocidas Karen Gillian (Jumanji, Guardianes de la Galaxia, Vengadores), Lena Headey (Juego de Tronos), Angela Bassett (Black Panther), Michelle Yeoh (Tigre y Dragón), Carla Cugino (Watchmen) y por Paul Giamatti (Cinderella Man). La dirección está al cargo de Navot Papushado (Big Bad Wolves).

Con una clara estética de cómic, la película no tiene grandes pretensiones pero cumple su objetivo: 110 minutos de  entretenimiento y acción que recuerdan a otros títulos como Guns Akimbo o Baby Driver

EL REPARTO

Gracias a su reconocido y amplio reparto, la película se convierte rápidamente en una obra coral con interpretaciones muy equilibradas entre todas las actrices. Sin embargo, parece que falta un desarrollo en sus personajes e interacción entre los mismos que podría haber resultado en un mayor interés en sus personajes y unas interpretaciones más destacables. Sin embargo, sí que brilla Chloé Coleman como la pequeña Emily, una niña inocente de 8 años que la actriz encarna con gran soltura y naturalidad, prometiendo una gran carrera para ella. 

Karen Gillian y Lena Headey se reparten muy equitativamente el peso de la narración y resuelven muy bien las escenas de acción, terreno que tienen muy controlado en su carrera y que se hace notar rápidamente en este título. 

LA PELÍCULA

Scarlett (Headey) es una asesina de élite que trabaja para La firma, un sindicato del crimen, y que se ve obligada a desaparecer y abandonar a su hija Sam (Karen Gillian), quien con 12 años queda a cargo del sindicato y acaba por ser convertida en una leal, cruel y letal asesina a sueldo, siguiendo los pasos de su madre. 

En uno de los trabajos de “limpieza”, las cosas no salen bien y Sam se ve en la disyuntiva de ser leal a La Firma o proteger a una niña inocente de 8 años, Emily (Coleman). Para sobrevivir, debe solicitar ayuda a antiguas socias de su madre, apodadas como las bibliotecarias y a pesar de no haber tenido contacto con ellas durante 15 años.

Un guion flojo que se salva gracias a un complejo uso del contraste en la fotografía y equipo técnico que resulta en espectaculares imágenes que se regocijan en sí mismas con acertados momentos de cámara lenta. También se agradece el alto trabajo artístico que recuerda a cómics desde inicio hasta final. 

En definitiva, Gunpowder Milkshake es un cóctel explosivo de persecuciones, peleas, tiroteos y un gran montaje que puede gustar a los fans de las películas de acción y entretener al público general.

La película se estrena en cines el próximo 10 de septiembre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *