Si estás suscrito a Filmin ya sabrás que es una de las plataformas de streaming con contenidos de mayor calidad en el mercado. Helvetica es su nueva apuesta en ficción y aterriza en la misma el 13 de octubre. Hemos podido ver la serie antes de su estreno para contarte nuestras impresiones y en resumen, verla es una muy buena forma de invertir tu tiempo. 

El nuevo título nos muestra a Kathy Kunz, la presidente de Suiza en una situación límite: hay rehenes en Yemen. Su historia termina por cruzarse con la de Tina, una trabajadora del Palacio Federal con una vida muy monótona y alejada de la de Kunz, pero que una visita de un conocido le llevará a infiltrarse en la alta esfera del poder suizo. 

Sin duda, Helvetica es una ficción única. Ya os hemos traído críticas de otras ficciones del catálogo de la plataforma como Moscow Noir, pero ninguna se acerca a la profundidad de Helvética -esto no significa que sea mejor-. Esto puede ser debido a la longitud de la serie, ya que cuenta con 6 episodios de una hora, por lo que la historia, por muy compleja que sea, está desarrollada con gran cuidado y detalle. 

EL REPARTO

Son las mujeres del reparto las que destacan y obtienen actuaciones brillantes en este suspense. La protagonista es Tina y la actriz Flonja Khodeli es la encargarla de darle vida. De por sí, es interesante el hecho de dar una vida y una historia a una mujer de la limpieza, cosa poco recurrente en el mundo audiovisual. Pero Flonja consigue llevarlo a un nivel más alto. Es cierto que en los comienzos no es un personaje con el que consiga empatizar inmediatamente, pero cuando lo hace, no hay vuelta atrás. Sin duda, tiene un arco brutal y decenas de tonos diferentes: cuenta con la dureza de alguien que debe defenderse, la sensibilidad de una mujer y madre y más. 

Por otra parte, Ursina Lardi es la encargada de dar vida a la presidenta del país, Kathy Lunz, un muy buen personaje para introducir las malas acciones de un país tan envidiado como Suiza. También es destacable la participación de Roland Vouilloz como un duro policía. Ambos crean un tándem de acompañamiento a la protagonista perfecto en una historia tan compleja y áspera como esta.

A pesar de tener buenas interpretaciones, cabe decir que en ocasiones caen a los temidos clichés, sacando en ciertos momentos de la intensidad de la historia.

LA SERIE

Suiza no es el país que imaginamos cuando pensamos en munición militar o corrupción, por lo que la historia en sí misma ya es de gran impacto. Sin embargo, no acaba aquí, pues ha sido rodada en francés, alemán, albanés y árabe, mostrando una imagen completa de la convivencia de culturas con tantas diferencias y las brechas entre las mismas. 

A nivel técnico es correcta, pero no destaca de otras muchas obras audiovisuales. Pero esto es lo que necesita Helvetica, pues si juntas una historia de este calibre con un intento de obra maestra en la parte técnica, obtienes un cóctel molotov. 

EL MOMENTO ESTRELLA

Realmente la ficción es una muestra de poder constante, pero hay una escena que deja claro que la esfera política está muy lejos de la ciudadanía. En el comienzo de la ficción los políticos deciden cuánto vale la vida de los rehenes, algo muy difícil de digerir, pero que necesita ser mostrado.

Por Marta G. Diezma

Redactora especializada en cine y series. Si has visto '3%' en Netflix y te ha gustado, nos llevaremos muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *