Jóvenes y brujas es la película remake de la película de culto de los 90, ahora de la mano de Blumhouse. Gracias a Sony Pictures Home Entertainment, hemos podido disfrutar de la película que está disponible a partir de hoy 19 de febrero, en alquiler y compra digital a través de Apple TV, Prime Video Store, Google Play, Microsoft Store y PlayStation Store de la mano de Sony Pictures. También disponible físicamente en Blu-ray.

Tanto el clásico como la recién estrenada película comparten sinopsis: cuatro estudiantes de instituto deciden formar un aquelarre de brujas. La dirección corre a cargo de Zoe Lister-Jones, conocida por la sitcom Life in Pieces y por su aparición en New Girl. No es la primera vez que vemos a Lister-Jones sentarse en la silla de directora, ya lo hizo en 2017 con Band Aid estrenada en el Festival de Sundance ese mismo año. Actualmente, prepara su siguiente título How it Ends que también se estrenará en el Festival de Sundance.

EL REPARTO

La interpretación coral por parte de Frankie (Gigeon Adlon conocida por SexPact), Tabby (Lovie Simone conocida por Orange is the New Black), Lourdes (Zoey Luna conocida por Pose) y Lily (Cailee Spaeny conocida por Pacific Rim: Uprising) es excepcional. Sin embargo, tendríamos que dar una mención especial a la interpretación de Spaeny que, por la naturaleza de su personaje, tiene escenas más difíciles en cuanto a acting

¿Y qué sería de una secuela sin un buen cameo de algún/a actor o actriz de la primera película

Las protagonistas realizan un trabajo bastante correcto para la supeditación en la que quedan teniendo en cuenta la simplicidad ocasional en la trama y la realización técnica general del filme.

De izquierda a derecha los personajes: Lourdes, Tabby, Frankie y Lily.

LA PELÍCULA

La historia gira en torno a tres chicas de instituto, que quieren ser brujas. Sin embargo, el conjuro que recitan está basado en los cuatro elementos (fuego, aire, tierra y agua) y en los cuatro puntos cardinales. Por suerte para ellas, una nueva chica llega al instituto; Lily. La nueva estudiante se ha mudado con su madre y convivirán con el novio de esta, Adam, quien tiene tres hijos. El mediano, Jacob, irá a clase con Lily y las chicas. Al igual que Timmy, el amigo de Jacob, que hace que el primer día de Lily sea un infierno. Junto con Lily, las cuatro chicas conseguirán avanzar en su aprendizaje en el arte de la brujería. Aunque esto, acarreará problemas.

Esta película tiene un simbolismo feminista muy marcado. Lily, las chicas y la brujería representan el feminismo actual, que se ha apoderado del término «bruja» notándolo de una nueva connotación. Mientras que Adam, y sus tres hijos: Isaiah, Jacob y Abe (nombres muy significativos que hacen un guiño al cristianismo) representan la represión masculina. De hecho, Adam es orador sobre la masculinidad y durante sus charlas impulsa a otros hombres a «dejar atrás la debilidad».

Quizás para algunas personas esta «revisión feminista» de la película original les parezca una exageración que se ha metido con calzador. Nada más lejos de la realidad. La subtrama feminista está muy bien integrada en la trama principal

Lo que sí despista, incluso llega a ser edgy, son los efectos especiales. Los cuales empeoran notoriamente al final de la película. A este problema se le suma un final abrupto y el cual se salta las «normas», que la propia película ha establecido, durante una batalla final. 

EL MOMENTO ESTRELLA

Como no queremos spoilear nada, no podemos hablar mucho sobre el momento estrella. Solo diremos que nada es lo que parece. Hay que poner atención a los símbolos y sus significados. Estos símbolos a lo largo del proyecto son un añadido extra que te hace querer visionar de nuevo la película para disfrutar de «la caza simbólica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *