Este viernes 4 de diciembre llega a los cines ‘La Vampira de Barcelona’, de la mano de Brutal Media  y Filmax. La película del director Lluís Danés (Laia) lleva a la gran pantalla una historia documentada de la Barcelona de principios del siglo XX: el caso de Enriqueta Martí. Según informes policiales de la época, esta barcelonesa que ejercía la prostitución también era proxeneta de niñas, que recogía de la calle y las dejaba en un prostíbulo de El Raval. Se dice que miembros de la burguesía de la época se dejaban caer por el establecimiento y eran ellos quienes demandaban a las niñas. Durante el registro de la casa de «la vampira» se encontraron tarros con sangre y varios huesos que fueron determinados como humanos. Ella admitió que era curandera y que usaba estos ingredientes para sus pócimas. 

El hecho de que esté basada en uno de los capítulos más negros de la crónica de Barcelona sólo hace que se te pongan -aún más- los pelos de punta

EL REPARTO

El elenco de la película no podría estar mejor seleccionado. Comenzamos por Roger Casamajor (El laberinto del fauno), que interpreta al periodista detrás del caso Sebastiá Comes. Este intenta colaborar con el comisario Amorós, al cargo del caso, que es interpretado por  Sergi López (Harry, un amigo que os quiere), el actor ganador de un César a mejor actor revelación. El dueño del periódico en el que escribe el personaje de Comes pertenece a su tío Sr. Méndez interpretado por Mario Gas (El coronel Maciá). Entre los amigos del Sr. Méndez está el abogado Salvat, al que da vida Francesc Orella (Elisa y Marcela), y que podría estar implicado en la trama. El periodista se apoyará en su amiga y prostituta recurrente Amèlia, interpretada por Bruna Cusí (Verano 1993). La malvada Enriqueta Martí está interpretada por Nora Navas (Dolor y gloria). Por último, la Madame del burdel la interpreta Núria Prims (Incerta gloria). A este cartel se unen las actuaciones especiales de Albert Plá, como cantante transformista, e Itziar Castro, como mujer barbuda. 

Este reparto pone el listón muy alto. Sin embargo debemos destacar la interpretación de Nora Navas cuyo personaje es uno de los más complejos. Una mujer con más sombras que claros, que se la dibuja como una auténtica bestia. 

La Vampira de Barcelona relata la fabricación de un monstruo con el fin de ocultar a los auténticos monstruos

LLUÍS DANÉS

LA PELÍCULA

El director ha querido ir más lejos con una apuesta arriesgada, puesto que la película no podría definirse como cine comercial, y ha salido ganador. 

Empezamos por una escenografía nutrida del teatro, ya que utiliza elementos teatrales como un fondo móvil o atrezzo en dos dimensiones. No sólo eso, si no que la disposición de los actores en el plano en algunas escenas, concuerda con la que se tendría en un escenario. Ningún personaje dando la espalda al público y en posición de media luna hacia la cuarta pared. En otras ocasiones, sobretodo cuando se ilustran hechos que un personaje le cuenta al periodista, se hace usando sombras chinescas o incrustando en el plano otras imágenes por encima de la cabeza de los personajes, como si de un bocadillo de ensoñación se tratase. 

Escena de La Vampira de Barcelona

Como ya hemos adelantado, el uso de sombras chinescas es algo que destaca en la película. No sólo eso, si no también planos con recortes de siluetas de los personajes. Esto provoca ese efecto de dos dimensiones que el director pretende mantener durante la película para evocarnos al cuento o la fábula. 

La fotografía del film es muy destacable. La primera característica que observamos, y que nos sorprende, es que esté en blanco y negro a excepción de un color: el rojo. Destaca en según que escenas significando desde la violencia hasta la pasión. Aunque las escenas que transcurren dentro del burdel son a color, dándole ese toque idílico. 

Se nota también la influencia del cine antiguo, quizás por situar la película con el cine de su contexto histórico, los primeros años de la cinematografía. Esto lo observamos en: el uso del blanco y negro de la fotografía y en los fundidos lentos como transiciones recurrentes. También tenemos un ejemplo de «el cuadro dentro del cuadro» en un momento donde el formato cambia y se convierte en cine mudo con intertítulos y el efecto granulado.

EL MOMENTO ESTRELLA

Nos es -casi- imposible seleccionar un momento estrella de la película sin caer en el spoiler, debido a la sorprendente naturaleza del film. 

No obstante, lo más perturbador de la película, a parte de que se basen en hechos reales, es la trata de menores que, encima, se oculta y silencia por parte de las instituciones: la justicia, encarnada por los jueces; el orden, encarnado por la policía y el llamado cuarto poder, la prensa que controla la opinión pública. Este vendado de ojos institucional se resuelve escogiendo una cabeza de turco, a la que dibujan como un monstruo y esconder tras ella a las verdaderas bestias despiadadas. Este caso parece recordar a una de las teorías que sostiene el famoso caso Alcàsser, uno de los más polémicos de nuestro país.  

Como curiosidad final, la película está dedicada a Lluís Danés, padre del director recientemente fallecido a causa de la COVID-19

La película se estrena en cines el próximo 4 de diciembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *