CRÍTICA|El próximo martes 29 de septiembre llega a Filmin Moscow Noir (Dirigenten) en su idioma original, en exclusiva en España. Este thriller dirigido por Mikael Håfström es una adaptación del primer libro de la Trilogía Negra de Moscú, de los aclamados novelistas suecos Camilla Grebe y Paul Leander-Engström. La serie cuenta con ocho episodios de unos 45 minutos de duración cada uno. 

La historia se centra en Tom Blixen, un banquero sueco que se ve envuelto en una red de asesinatos, dinero y poder del que es difícil escapar. La ficción es un thriller político-económico que desde el primer minuto consigue poner al espectador en un estado de tensión que no rompe en -casi- ningún momento. Sin duda, es uno de los títulos por los que merece la pena la suscripción de Filmin, una de las plataformas con contenido de mayor calidad del mercado actual. 

EL REPARTO 

Adam Pålson es un actor y músico sueco que interpreta a un complejo Tom Blixen, una persona que es parte de un mundo de negocios despiadado y voraz. Sin duda, Pålson es la gran estrella de la ficción. Blixen no es blanco o negro, representa todo un área gris de complejidades y debates morales y éticos, especialmente teniendo en cuenta que en numerosas ocasiones debe elegir ayudar a sus amigos o poner sus intereses por delante. 

Sobre el resto del reparto destaca Linda Zilliacus como Rebecka Ekholm, jefa de Tom Blixen y mucho más que eso. La actriz, a pesar de ser secundaria y no tener gran tiempo en pantalla, consigue dar al personaje numerosos matices que convierten a Rebecka en una mujer con mucha profundidad y de gran interés. De hecho, cuando aparece ella consigue robar el foco a todos sus compañeros desde una actitud muy reprimida y comedida, que pudiera parecer contrario al efecto que consigue. 

LA SERIE

El director de Moscow Noir, Mikael Håfström, ha estado al cargo de otros grandes títulos como Bloodline o Plan de escape, pero desde nuestra visión, esta serie es su obra maestra. Desde la cuidada fotografía hasta la edición, todas las partes técnicas del título tienen la función de transmitir un estado de confusión e incluso sueño, característico de la época en la que se ambienta. De hecho, en ocasiones esto llega a ser tan abrumador que se pierde la noción de la realidad, así de seductora es Moscow Noir. 

La historia nos traslada al año 1999, fecha en la cual Tom Blixen desata una guerra entre multimillonarios tras perseguir un acuerdo comercial cuyo beneficio económico es tan alto como las consecuencias a pagar por hacerle. Uno de los aspectos a favor de Moscow Noir es que no duda en eliminar a sus personajes a favor del relato, muy al estilo de Juego de Tronos y no apto para audiencias sensibles. 

El título es una coproducción del 2019 de Suecia, Francia, Polonia, Lituania y Finlandia y sin duda, arroja luz a un momento político social muy importante de la Unión Soviética, el inicio de un capitalismo inigualable. Es interesante tanto del punto de vista técnico, como del histórico y del entretenimiento, un cóctel de extrema rareza en un mercado saturado como el que nos encontramos hoy en día.

EL MOMENTO ESTRELLA 

La creación de tensión es la especialidad de la serie. Es por ello que los mejores momentos son los que más rigidez trasmiten, pero entre ellos, nosotros destacamos la firma de las acciones de la viuda.

En la historia, el protagonista se encuentra en la misión de conseguir la mayoría de las acciones de una empresa para conseguir el acuerdo. Dejando de lado los escrúpulos, Blixen y Ekholm consiguen la firma de una mujer cuyo marido acaba de ser asesinado, sobre papeles manchados con la propia sangre del mismo. Algo tan simple que transmite tanto define a la perfección el modus operandi de Moscow Noir. 

Por Marta G. Diezma

Redactora especializada en cine y series. Si has visto '3%' en Netflix y te ha gustado, nos llevaremos muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *