CRÍTICA| Hemos podido ver la ópera prima de Keith Tomas: The Vigil, que estará disponible para aterrorizarte en salas a partir del próximo día 9. La nueva apuesta de Blumhouse (Déjame Salir) cuenta con el productor de La noche de Halloween e Insidious, por lo que promete ser una buena opción para celebrar Halloween en el cine.

Esta película que clausuró el Festival de Sitges, supone una nueva visión del cine de terror. La historia nos presenta una situación escalofriante, aunque los sustos son bastante gráficos y sonoros, llegando a ser algo molestos. 

The Vigil muestra una práctica judía en la que una persona vigila el cadáver de un recién fallecido. Dave Davis interpreta a un complejo protagonista, Yakov, un joven que acaba de perder su fe. Marcado por el fallecimiento de un familiar y después de meses de buscar trabajo sin éxito, comienza a trabajar vigilando cadáveres, en una casa que a medida que la historia avanza, verá que esconde muchos secretos.

EL REPARTO

El reparto está encabezado por Davis y lo completan Fred Melamed, Menashe Lustig, Lynn Cohen, Malky Goldman, Nati Rabinowitz, Moshe Lobel, Spencer Zender, Dun Laskey y Hershy Fishman. Todos cumplen correctamente con su cometido, aunque no otorgan ninguna interpretación que vaya a pasar a la historia del cine de terror. Es justo decir que Davis tiene un personaje con un gran trasfondo y debate moral difícil de mostrar en una sola película, pues tiene que lidiar con su maltrecha fe y el fallecimiento de un familiar cercano, que se le revela como una pesadilla durante toda una noche de vigilia.

También es destacable la participación de la veterana actriz Cohen, quien participó en exitosas películas como Los Juegos del Hambre: En Llamas. La actriz fallecida el pasado febrero, da vida a Mrs. Litvak, quien consigue toda la atención en los momentos en los que está en pantalla.

En general, todos resuelven sus interpretaciones de forma correcta, pero da la impresión de que la cinta podría haber dado un paso más allá, en todos los sentidos.

LA PELÍCULA

La fotografía de la cinta es increíble, pone los pelos de punta. De hecho, puede ser lo más conseguido de todo el proyecto. Como hemos comentado antes, la historia se apoya en gran manera en sustos convencionales, muy al estilo de La Mujer de Negro, cinta de terror del 2012 protagonizada por Daniel Radcliffe (Harry Potter).

Respecto a la historia, es interesante aprender que el shomer, la persona que vigila los cuerpos, es una figura esencial en los ritos funerarios de los judíos ortodoxos. Lo cual hace a la película muy interesante no por el mero hecho de consumir contenido per sé, sino porque aporta conocimiento adicional.

The vigil nos presenta a un shomer único, contando las vicisitudes de Yakov Ranen durante la noche en la que actúa de vigía. Según avanza la historia, el espectador comienza, como el propio personaje, a dudar de lo que es real y lo que no, lo que es horrendo o imaginación. Por tanto, es muy fácil que la historia te atrape por completo y se viva como una experiencia única en el mundo de los judíos ortodoxos que tan lejos nos queda a muchos.

EL MOMENTO ESTRELLA

No hay un momento estrella definido desde nuestro punto de vista, ya que es una historia que asciende de manera muy paulatina. Sí que es notable cómo se presentan a los personajes durante la primera parte de la película. Keith Thomas se toma un tiempo largo (y lo agradecemos) no solo para presentar a los mismos, sino también sus situaciones y el ambiente de en el cual se va a desarrollar la historia, con una atmósfera novedosa, más noir incluso, con respecto al cine más comercial del género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *